Proyectos imagen destacada

Águila Real / iStockPhoto

15 de septiembre, 2016.

Plan de Acción de Biodiversidad en Cantera Cerrito Blanco de CEMEX

Un proyecto conjunto entre CEMEX, Birdlife International y su aliado en México, Pronatura Noroeste, revela información crucial para la conservación del ave nacional mexicana, el Águila Real

CEMEX

Justo al centro de la bandera mexicana, agarrando una serpiente, posada en lo alto de un nopal, se encuentra un Águila Real.  Con una envergadura de más de dos metros, el Águila Real es sin duda un gran emblema nacional.  Pero como superpredador, también es un buen indicador de la salud ambiental de México, ya que ésta depende de la abundancia de presas.

El proyecto conjunto está centrado en las inmediaciones de la Cantera Cerrito Blanco de CEMEX, localizado en lo profundo del Desierto de Sonora.  La asociación – que comenzó en 2012 – ha realizado estudios de campo sobre aves, mamíferos, plantas, reptiles y anfibios, y ha evaluado los posibles impactos de las actividades humanas en el área. Como parte de este Plan de Acción de Biodiversidad para garantizar una buena gestión del área, CEMEX, Birdlife International y su aliado en México, Pronatura Noroeste, estudiaron la abundancia y distribución del Águila Real, y organizaron un taller nacional para mayores investigaciones, pero este proceso reveló información importante al equipo: la población del Águila Real es poco conocida a nivel nacional, y se encuentra abandonada a su suerte en el área comprendida alrededor de la cantera.

A pesar de reflejar una tendencia de población estable al promediarse globalmente, el Águila Real se encuentra amenazada en México tras haber sido extirpada en la mayor parte de su distribución geográfica original. El estudio encontró que el sobrepastoreo de ganado es un factor importante, ya que probablemente inhibe la disponibilidad de presas para el Águila Real y otros superpredadores de la zona como el Puma.

El proyecto está mostrando que la región es muy importante para la conservación del Águila Real, y está permitiendo una visión real a sus vidas.  Tras un año de haber colocado transmisores, cinco nuevos sitios de crianza han sido confirmados en Sonora en 2016. El taller organizado por este proyecto también permitió la formación de un equipo local calificado para la conservación del Águila Real.

Las siguientes fases del proyecto incluyen la restauración de hábitat de pastizales de Sonora, enfocándose principalmente en un cactus en forma de árbol que llega a más de 20 metros de altura: el Saguaro. Este cactus es reconocido como especie clave del ecosistema, al ser sustento para otras formas de vida; particularmente murciélagos y pájaros, que los utilizan para anidar. Otros planes incluyen involucrar a  propietarios de terrenos vecinos, ya que se necesita hacer cambios en cuanto al pastoreo de ganado para poder beneficiar a todo el ecosistema, incluyendo al Águila Real.