Imagen destacada

CACAPO – TUI DE ROY/MINDEN PICTURES/FLPA

14 de diciembre, 2017. Vida / Desde el Umbral de la Extinción

Conservación del Cacapo

Russell A. Mittermeier, Anthony B. Rylands, Wes Sechrest, Penny F. Langhammer, John C. Mittermeier, Michael J. Parr, William R. Konstant, Roderic B. Mast

Las más de 350 especies de loros existentes se encuentran en las latitudes tropicales y subtropicales. Desde las cotorras pigmeas de Nueva Guinea, hasta las majestuosas guacamayas de las selvas y sabanas de Centro y Sudamérica, enfrentan problemas de conservación—cerca de cien especies están clasificadas como amenazadas en la Lista Roja de la UICN. Una de ellas ya se ha extinguido en su antiguo territorio, aunque aún persiste de forma natural en unas cuantas islas exentas de depredadores, a donde fue translocada por conservacionistas. Se trata del Cacapo.

Con grandes machos que alcanzan a sobrepasar los 3 kilogramos de peso, el Cacapo es el loro más corpulento del mundo. Es un ave nocturna que por su silueta redondeada y grandes ojos también se le conoce como el loro-búho. Es un ave que no vuela y su tasa reproductiva inevitablemente lenta se contrarresta con sus largas vidas, pues alcanzan por lo menos 60 años, con algunos ejemplares que se cree han llegado a vivir hasta 100 años, lo que las hace las aves más longevas del mundo.

Nativo de la zona templada de Nueva Zelanda, el Cacapo alguna vez abundó desde altitudes cercanas al nivel del mar hasta la zona montañosa. Cazado por los maoríes y más tarde por los colonizadores europeos, su población fue finalmente devastada con la introducción de depredadores—armiños, hurones, comadrejas, ratas y gatos.

Tanto las aves como sus huevos han sido presa fácil, y para 1930 ya habían desaparecido de la Isla Norte de Nueva Zelanda y poco más tarde también de casi toda la Isla Sur. El desplome de la especie fue tan drástico que por un tiempo se le consideró extinta. En 1977 se encontró un grupo poblacional de 150 aves en rápido decrecimiento en Isla Stewart, pues las ratas y los gatos se alimentaban de ellas. Este último grupo importante fue evacuado a una isla libre de depredadores.

Con pequeñas fracciones de hábitats libres de depredadores y con escasas aves remanentes, un programa intensivo de conservación fue puesto en marcha en el que se incluyeron colaboraciones adicionales para la conservación del bosque y de las aves.

Estado de Conservación: En Peligro Crítico

 

Este es un extracto del volumen DESDE EL UMBRAL DE LA EXTINCIÓN (2017) de la Serie de Libros Naturaleza de CEMEX

FromBrink

Desde el Umbral de la Extinción

25 Historias de Éxito en la Conservación

comprar libro