Imagen destacada

Ballena Gris / Istockphoto

26 de septiembre, 2019. Vida / Desde el Umbral de la Extinción

Conservación de la Ballena Gris

RUSSELL A. MITTERMEIER, ANTHONY B. RYLANDS, WES SECHREST, PENNY F. LANGHAMMER, JOHN C. MITTERMEIER, MICHAEL J. PARR, WILLIAM R. KONSTANT, RODERIC B. MAST

La Ballena Gris alcanza una longitud de 15 metros y un peso de hasta 32 toneladas. Ostentan largas placas queratinosas (barbas) para filtrar sus alimentos. Suelen preferir los crustáceos del fondo marino a la fauna pelágica, utilizando unas barbas cortas y delgadas para atraparlos junto con otras presas pequeñas entre el sedimento del fondo marino. Sus depredadores naturales son los grandes escualos (tiburones tigre y tiburones blancos) así como las orcas que normalmente atacan a las crías y a los adultos débiles.

Durante la primavera, estos emblemáticos mamíferos marinos se reúnen en las costas de Baja California en México, donde se han convertido en una importante atracción para el turismo de naturaleza. Luego de reproducirse y dar a luz en sitios como Bahía Magdalena y Laguna de San Ignacio, en el invierno migran al norte a sus zonas de alimentación en los mares de Bering y Chukchi, en un viaje anual de 19,000 kilómetros. A lo largo de esta migración bordean la costa y constituyen una popular atracción para los observadores de ballenas.

La recuperación de su extinción en el Pacífico Nororiental constituye una de las historias de conservación más cautivantes del Siglo Veinte. Como la mayoría de los grandes cetáceos, la Ballena Gris fue objeto de sobrexplotación por los balleneros comerciales. Se estima que durante los “Años de Bonanza” entre 1854 y 1965, dos terceras partes de la población del Pacífico Nororiental fueron exterminadas. Para la década de 1970 eran tan escasas que su explotación se hizo inviable. A pesar de lo anterior, la población de ballenas se recuperó y en 1994 se convirtió en la primera especie marina en ser retirada de la Lista de Estados Unidos de Especies en Peligro. Actualmente se estima que existen unas 30,000 ballenas en el medio natural, quizás más de las que había cuando los balleneros iniciaron su explotación en la década de 1840.

Estado de Conservación: Preocupación Menor

 

Este texto es un extracto tomado del libro “Desde el Umbral de la Extinción” (2017) de la serie de libros Naturaleza de CEMEX

FromBrink

Desde el Umbral de la Extinción

25 Historias de Éxito en la Conservación

comprar libro