Imagen destacada

Alce / Istockphoto

22 de junio, 2017. Tierra / Geografía de la Esperanza

Bosque Boreal

Cyril F. Kormos, Russell A. Mittermeier, Tilman Jaeger, Brendan Mackey

También conocido como la taiga, el bosque boreal forma el cinturón circumpolar a través del norte del continente americano y de Eurasia, totalizando más de 1,200 millones de hectáreas, que es casi la tercera parte del patrimonio forestal global.  Hoy, sólo poco más de un tercio de éste se puede clasificar como bosque primario.

Gran parte del vasto bioma boreal está situado en la Federación Rusa, Alaska y Canadá, con pequeñas ramificaciones en Escandinavia y Asia Central, incluyendo a Mongolia y Japón.  Los bosques boreales del mundo comparten muchas similitudes, incluyendo su flora y su fauna.  Predominan los abetos, el alerce y otras coníferas; los árboles de hoja ancha como el abedul y el sauce son parte integral de los ecosistemas forestales.  La impresionante abundancia y biodiversidad de vertebrados comprende a grandes mamíferos carismáticos como el oso pardo, el lobo y el lince, así como el esquivo glotón.  Más allá del valor de sus especies, los bosques boreales almacenan grandes cantidades de carbono y agua dulce.

El bosque boreal por mucho tiempo ha sido – y continúa siendo – el hogar físico y espiritual de numerosos pueblos indígenas.  El destino de los bosques boreales remanentes es, por consiguiente, una cuestión de conservación de la naturaleza y de supervivencia cultural.

 

Este texto es un extracto tomado del libro “Geografía de la Esperanza: Salvando los Últimos Bosques Primarios” (2016) de la serie de libros Naturaleza de CEMEX

ghope-thumbnail

Geografía de la Esperanza

Salvando los Últimos Bosques Primarios

comprar libro